La UGT exige que se mantenga la jornada reducida pactada en el Convenio de Comercio de Alimentación para la fiestas patronales de Navarra, aunque se haya suspendido su celebración

La UGT de Navarra exige a las empresas del sector de Comercio de Alimentación que cumplan el convenio colectivo y respeten la jornada reducida establecida para los días que coinciden con los periodos de fiestas patronales de Navarra, aunque se haya suspendido su celebración como medida preventiva frente al covid-19.

El Convenio de Comercio de Alimentación de Navarra recoge en su artículo 16.3 que, “salvo pacto en contrario, se establece un régimen de jornada reducida de 5 horas y media, de mañana y con un horario máximo hasta las 15 horas, durante las fiestas patronales de cada localidad”, acuerdo que algunas empresas pretenden incumplir alegando que se ha suspendido la celebración de las fiestas.

La UGT defiende que los calendarios laborales de cada empresa están establecidos y exige su cumplimiento, incluyendo, en el caso de Pamplona, la fecha del 7 de julio como día festivo, ya que se trata de calendarios amparados en el convenio y, por tanto, de obligado cumplimiento.

El sindicato considera que la supresión de las fiestas no es razón para modificar unilateralmente los calendarios laborales, más todavía teniendo en cuenta el esfuerzo realizado por las plantillas de este sector durante todo el periodo de alarma sanitaria, que han desarrollado su trabajo en primera línea, asumiendo un importante nivel de riesgo, y su derecho a la conciliación y a un merecido descanso.

En todo caso, la posible modificación del calendario laboral, si ambas partes consideran oportuno llevarla a cabo, debería hacerse mediante negociación y acuerdo entre la empresa y la representación sindical, con personal voluntario y estableciendo las correspondientes compensaciones y no por decisión unilateral de las empresas.